La reina Victoria y Abdul (2017)

Fotograma: La reina Victoria y Abdul (2017)

1887. Abdul Karim (Ali Fazal) es un joven secretario indio que viaja a Gran Bretaña para participar en el Jubileo de los 50 años en el trono de la reina Victoria (Judi Dench). Una vez allí, Abdul se sorprende ante el interés que despierta sobre su Majestad, que no tarda en dar paso a una estrecha amistad. Sin embargo, la Casa Real intentará destruir este vínculo que está provocando un cambio de mentalidad en Victoria, que ahora cuestiona las restricciones de su cargo y empieza a ver un mundo cambiante con otros ojos.

Valoración: 6,465.

Fotograma: La reina Victoria y Abdul (2017)

FICHA

Título Original: Victoria and Abdul.
Director: Stephen Frears.
Guionista: Lee Hall.
Reparto: Michael Gambon, Olivia Williams, Judi Dench, Ali Fazal, Eddie Izzard, Adeel Akhtar, Tim Pigott-Smith, Robin Soans, Fenella Woolgar, Paul Higgins, Simon Callow, Ruth McCabe.
Productores: Tim Bevan, Eric Fellner, Beeban Kidron, Tracey Seaward.
Música: Thomas Newman.
Fotografía: Danny Cohen.
Montaje: Melanie Oliver.
Países Participantes: Reino Unido, Estados Unidos.
Año de Producción: 2017.
Duración: 112 minutos.
Calificación por Edades: Apta para todos los públicos.
Género: Drama, Biográfica.
Estreno (España): 22 de septiembre de 2017.
DVD (Venta): 17 de enero de 2018.
Distribuidora (España): Universal Pictures Spain.
Espectadores (España): 304.934.
Recaudación (España): 1.854.428,31 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 28 / 135.

Fotograma: La reina Victoria y Abdul (2017)

CRÍTICA

22-09-2017 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Alteza irreal

La peculiar relación entre la reina Victoria de Inglaterra y su sirviente indio Abdul Karim es el detonante argumental de esta nostálgica película británica, firmada por Stephen Frears, autor de The Queen (2006). Ella era una aburrida dama de 68 años, mientras que él era un joven lacayo de 24 abriles, reconvertido en 'El Munshi', una especie de consejero espiritual. Así pues, una soberana de cabeza fría y corazón caliente y un apuesto plebeyo son los protagonistas del filme, bien interpretado por la oscarizada actriz Judi Dench y por el comediante de Bollywood Ali Fazal.

Ambos personajes forma aquí una extraña pareja, conforme comparten experiencias íntimas, en las que, por desgracia, se pierde una ocasión que ni pintada para reflexionar sobre el complejo arte de gobernar. Algo de crucial importancia en los tiempos que corren. Tengamos en cuenta que la democracia, incluso escarnecida, es nuestro valor de referencia. Lo mismo que la constatación de que en libertad, bajo el amparo de la ley, cada uno debe ser respetado como persona y nadie debe ser divinizado. Son reflexiones que surgen al hilo de esta irreal superproducción histórica, desarrollada parcialmente en el castillo de Windsor.

De forma previa, el director estadounidense James Ivory logró con Oriente y Occidente (1982) expresar los dramáticos enfrentamientos entre India y Reino Unido, o entre las clases dirigentes y el pueblo llano. Lo mismo que, muchos siglos antes, es digno de mención el emotivo encuentro entre el insigne emperador romano Adriano con una pobre mujer, víctima de una injusticia. Momento recogido por Marguerite Yourcenar en su magistral novela 'Memorias de Adriano'. Cuando la anciana implora la ayuda del emperador y éste le dice que no tiene tiempo para escucharla, ella le responde: «Si no me puedes escuchar, entonces deja de gobernar».



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comentarios