Alibi.com, agencia de engaños (2017)



Greg (Philippe Lacheau) ha fundado una empresa muy particular: Alibi.com, que proporciona un amplio catálogo de coartadas para que sus clientes oculten una infidelidad, eviten ir a una aburrida cena o se salten las clases. Junto a su socio Augustin (Julien Arruti) y su empleado Medhi (Tarek Boudali) preparan las estratagemas. Todo cambia cuando Greg conoce a Flo (Élodie Fontan), una mujer que odia a los hombres que mienten, y se ve obligado a ocultar la naturaleza de su negocio. La cosa se complicará cuando la chica le presente a su padre (Didier Bourdon), usuario de Alibi.com.

Valoración: 5,988.


FICHA


Título Original: Alibi.com.
Director: Philippe Lacheau.
Guionistas: Julien Arruti, Pierre Dudan, Philippe Lacheau.
Reparto: Nathalie Baye, Philippe Lacheau, Élodie Fontan, Julien Arruti, Tarek Boudali, Didier Bourdon, Medi Sadoun, Michèle Laroque, Kad Merad, Philippe Duquesne, Nawell Madani.
Productores: Alexandra Fechner.
Música: Maxime Desprez, Michaël Tordjman.
Fotografía: Dominique Colin.
Montaje: Olivier Michaut-Alchourroun.
País Participante: Francia.
Año de Producción: 2017.
Duración: 90 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Comedia.
Estreno (España): 15 de septiembre de 2017.
DVD (Venta): 4 de abril de 2018.
Distribuidora (España): Vértigo Films.
Espectadores (España): 42.031.
Recaudación (España): 256.500,02 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 25 / 123.


CRÍTICA


15-09-2017 – JOSU EGUREN

¿Por qué te engaña tu marido?

Si hace unos meses Reem Kherici estrenaba su segundo largo (La wedding planner, 2017), hoy le toca el turno a Philippe Lacheau, compañero de la actriz, directora y guionista en la troupe cómico-televisiva La Bande à Fifi, una suerte de clan Apatow a la francesa que se completa con Julien Arruti, Pascal Boisson, Patou y Tarek Boudali. Las claves del humor de Lacheau no son exactamente las mismas que las que maneja Kherici, pero ambos están volcados hacia un tipo de comedia de sonrisa complacientes que tiene muy presentes cuáles son las fronteras de la transgresión y abjura de la incorrección política. En el caso de Lacheau esto último es más acusado, y, aunque todavía está lejos de encasillarse en un personaje identificable y con nombre propio, es evidente que a su alrededor está replicando un imaginario a escala que bebe de las filmografías de Tod Philips y Ben Stiller.

El golpe de ingenio más reseñable de su tercer largo como realizador tras encadenar Se nos fue de las manos (2014) y su secuela (Babysitting, 2015), no va más allá de un título que en el fondo se asienta en la hipocresía de la moralidad burguesa para marcar sus límites; de ahí que lo que podría devenir en un diálogo sobre la confianza mutua en el seno de la pareja no da pie más que una serie de enredos que estiran hasta lo insoportable un sainete escenificado sin arte ni oficio. Las mentiras conyugales, que se sustentan en una red de engaños necesariamente fundamentada en la ignorancia y el candor femenino, solo encuentran respuesta en el papel interpretado por Élodie Fontan, dueña de un papel que confunde la tontuna extravagante con una interpretación desviada del empoderamiento feminista. Rancia pese a un envoltorio de modernidad impostada que con argumentos lamentables no hace más que darse la razón cuando se pregunta: «¿Por qué te engaña tu marido?».