Ali y Nino (2016)

Fotograma: Ali y Nino (2016)

1914. Bakú es el escenario del apasionado romance entre Ali (Adam Bakri), un joven aristócrata musulmán, y Nino (María Valverde), una chica cristiana de la familia real de Georgia. Un amor que no tardará en dar paso a una proposición de matrimonio que, sin embargo, se tendrá que enfrentar a todo tipo de contratiempos que se esfuerzan en mantener a la pareja separada, desde la oposición familiar y los conflictos sociales y religiosos, hasta la amenaza de una guerra mundial inminente, que desafiarán su deseo de estar juntos.

Valoración: 6,378.

Fotograma: Ali y Nino (2016)

FICHA

Título Original: Ali and Nino.
Director: Asif Kapadia.
Guionista: Christopher Hampton.
Reparto: Mandy Patinkin, Connie Nielsen, María Valverde, Adam Bakri, Homayoun Ershadi, Halit Ergenç, Fakhraddin Manafov, Nigar Gulahmadova, Daniz Tacaddin, Numan Acar.
Productor: Kris Thykier.
Música: Dario Marianelli.
Fotografía: Gökhan Tiryaki.
Montaje: Alexander Berner.
Países Participantes: Reino Unido, Azerbaiyán.
Año de Producción: 2016.
Duración: 100 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Drama, Romántica.
Estreno (España): 15 de septiembre de 2017.
DVD (Venta): 12 de diciembre de 2017.
Distribuidora (España): BTEAM Pictures.
Espectadores (España): 10.904.
Recaudación (España): 64.021,43 €.
Páginas Vistas: 0.
Popularidad: 56 / 127.

Fotograma: Ali y Nino (2016)

CRÍTICA

17-09-2017 – JOSU EGUREN

Los príncipes de Azerbaiyán

No he contado las veces que María Valverde (The Limehouse Golem, Juan Carlos Medina, 2016) sonroja sus mejillas de porcelana y finge felicidad en los planos de transición que rellenan los tiempos muertos de Ali y Nino, pero calculo que deben ser más de mil. Despojada de diálogos de peso y encorsetada en el papel de figura decorativa, la actriz madrileña es la mitad casi prescindible de un relato que funde la sinopsis de una novelita romántica de tapa blanda con un trasfondo histórico en el que se reivindica el sacrificio de los padres fundadores de la república de Azerbaiyán. De entrada, Asif Kapadia (Amy. La chica detrás del nombre, 2015) orienta sus esfuerzos a simular el cortejo de un príncipe azerbaiyano a una joven georgiana de buena familia. Les separan dos modos de vida -él se siente libre en el desierto y ella vive en la comodidad de la capital- y un conflicto religioso que no llega a manifestarse seriamente porque como subraya Ali en uno de sus discursos panfletarios: «¿No sería maravilloso si pudiéramos convertirnos en la primera nación democrática musulmana? [...] Deberíamos crear un país moderno y progresista, gobernado por nosotros mismos». Pero al otro lado está Rusia, primero el zar y más tarde el ejército bolchevique al que la cámara retrata como una masa informe de rojos sanguinarios.

Entre las maniobras de baja política, los encuentros apasionados y las secuencias adscritas a una épica decimonónica, Ali y Nino va consumiendo los minutos sin que el espectador advierta el menor síntoma de pasión latiendo en el interior de unas imágenes cuya belleza es puramente anecdótica. Ni los paisajes nevados, ni la inmensidad de la estepa, ni el horizonte de bombas perforadoras que succionan el oro negro de las profundidades de Bakú son protagonistas de una colección de postales que obliga a añorar cualquier frame extraído al azar de Lawrence de Arabia (David Lean, 1962). A Ali y Nino no la redime un final ortopédico pero en su favor hay que aplaudir que Kapadia no utiliza el recurso de las muertes al ralentí.


Comentarios