¡Lumière! Comienza la aventura (2016)



En 1895 Louis y Auguste Lumiére inventaron el cinematógrafo, con el que rodaron algunas de las primeras imágenes en movimiento de la historia. En los años sucesivos irían ampliando su habilidad en esta técnica incipiente, descubriendo la puesta en escena, el uso de travellings e, incluso, los efectos especiales. A modo de homenaje a los creadores del séptimo arte, Thierry Frémaux, director del Institut Lumiére, selecciona 108 de sus obras, entre ellas clásicos recordados y perlas ignoradas.

Valoración: 7,953.


FICHA

Título Original: Lumière! L'aventure commence.
Director: Thierry Frémaux.
Guionista: Thierry Frémaux.
Reparto: No hay actores (Documental).
Productores: Thierry Frémaux, Bertrand Tavernier.
Música:
Fotografía:
Montaje: Thierry Frémaux, Thomas Valette.
País Participante: Francia.
Año de Producción: 2016.
Duración: 90 minutos.
Calificación por Edades: Apta para todos los públicos.
Género: Documental.
Estreno (España): 20 de octubre de 2017.
Blu-ray (Venta): 20 de diciembre de 2017.
Distribuidora (España): Caramel Films.
Espectadores (España): 16.639.
Recaudación (España): 93.693,25 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 99 / 196.


CRÍTICA

20-10-2017 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Amar el cine

Con ¡Lumière! Comienza la aventura estamos ante un imprescindible documental sobre el origen del cine, montado por el alma máter del Festival de Cannes Thierry Frémaux. Las pobremente enseñadas nuevas generaciones, pero anhelantes de conocimientos, no deberían perderse esta magnífica revisión de buen número de películas cortas realizadas por los hermanos Auguste y Louis Lumière. Así, el 28 de diciembre de 1895 tuvo lugar en el sótano del Grand Café Capucines de París, la primera proyección pública de 10 películas de dos minutos cada una, entre las cuales estaba L'Arrivée d'un train à La Ciotat (Louis Lumière, Auguste Lumière, 1896).

En el curso de un breve (apenas ocho años) pero fecundo período, ambos cineastas filmaron más de mil títulos, pasando del noticiario de actualidad a la fantasía (Faust), de la comedia (L'arroseur arrosé) al filme histórico (L'assassinat du Duc de Guise). También fueron los creadores de la industria cinematográfica y, sobre todo, contribuyeron a instaurar por todo el planeta las cinematografías nacionales. Así pues, señero documental, que, de algún modo nos retrotrae a las queridas imágenes que mantuvieron en constante alerta nuestra atención.

Sentiremos la caricia de miles de figuras que nos dieron la humana dimensión de su perfil y se levantarán de nuevo miles de mariposas de ilusión que yacían olvidadas en el último desván de la conciencia. El cine sabe de nuestras inexplicables ansias por retener todas esas imágenes que se nos van, como la misma vida, para amarlas, por saber que algún día las perderíamos para siempre, como si se tratase de un amor que se nos va. Sí, todas las butacas que hemos rozado se reunirán un día en un cielo de caoba y tapicería para dialogar sobre nuestras memorias y hablar de las risas y el llanto que fuimos capaces de derrochar en el perpetuo engaño de los destinos ajenos, que nos ha hecho tan dulce la dolorosa huida del tiempo.

Comentarios