El sacrificio de un ciervo sagrado (2017)

El sacrificio de un ciervo sagrado (2017)

Steven Murphy (Colin Farrell) es un eminente cirujano que está casado con Anna (Nicole Kidman), una oftalmóloga respetada. Su matrimonio va viento en popa, lo que les ayuda a crear un feliz y saludable ambiente para sus dos hijos Kim (Raffey Cassidy) y Bob (Sunny Suljic). Cuando Steven entable amistad con Martin (Barry Keoghan), un adolescente de 16 años que no tiene padre, y le presente a su familia, la vida de Steven dará un siniestro giro hacia el caos, obligándole a tomar una difícil decisión entre hacer un sacrificio impensable o arriesgarse a perder todo lo que tiene.

Valoración: 6,921.

El sacrificio de un ciervo sagrado (2017)

FICHA

Título original: The Killing of a Sacred Deer.
Director: Yorgos Lanthimos.
Guionistas: Efthymis Filipou, Yorgos Lanthimos.
Reparto: Alicia Silverstone, Nicole Kidman, Colin Farrell, Bill Camp, Raffey Cassidy, Barry Keoghan, Sunny Suljic, Herb Caillouet.
Productores: Ed Guiney, Yorgos Lanthimos.
Música:
Fotografía: Thimios Bakatakis.
Montaje: Yorgos Mavropsaridis.
Países participantes: Reino Unido, Irlanda.
Año de producción: 2017.
Duración: 121 minutos.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 16 años.
Género: Suspense, Drama, Terror.
Estreno (España): 1 de diciembre de 2017.
Blu-ray (Venta): 23 de marzo de 2018.
Distribuidora (España): Diamond Films España.
Espectadores (España): 38.592.
Recaudación (España): 229.907,84 €.

El sacrificio de un ciervo sagrado (2017)

CRÍTICA

06-12-2017 – JOSU EGUREN

El altar moral

Con una carrera plenamente establecida fuera de sus fronteras, el acceso a repartos y financiación internacionales, y su reciente fichaje por Amazon (para la que prepara una serie de televisión), la última escala en la filmografía de Yorgos Lanthimos (Langosta, 2015) permite testar si el proyecto de autor que sorprendió en el circuito de festivales más selecto se ha visto corrompido lejos de la comodidad de un círculo en el que también se incuban numerosas enfermedades endogámicas. El sacrificio de un ciervo sagrado no es una respuesta definitiva a esta pregunta pero da pie a afirmar que el director griego ha rebajado la capa de cripticismo que blindaba la superficie de Alps (2011) y Canino (2009) para reescribir la tragedia de 'Ifigenia en Táuride' desde un presente en el que la transposición de la simbología clásica resulta en un 'thriller' de terror psicológico.

Aun a riesgo de verse atrapado en la forma o en el gélido esteticismo de una puesta en escena salpicada de tomas cenitales con las que objetiva la mirada sobre los personajes fundiendo esta perspectiva y el punto de vista de un autor omnisciente que opera sobre imágenes marcadas por la línea de puntos de un cirujano, Lanthimos codifica la planificación haciendo gala de una rigidez determinista que se cierra a la posibilidad de giros narrativos y concentra el debate en el plano de la interpretación. El espectador debe decidir si el sacrificio es una nueva alegoría sobre la crisis de Europa y el patriarcado, y si la sordidez que habita en sus personajes es el reflejo de una sociedad que avanza hacia el abismo de la degradación moral.

Puede dar la impresión de que Lanthimos ha abrazado el pesimismo que caracteriza la obra de Michael Haneke pero en la película late una corriente subterránea de humor negro que proyecta esperanza sobre la certeza de un panorama desolador.

El sacrificio de un ciervo sagrado (2017)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comentarios

Entradas populares de este blog

Al otro lado (2007)

Un don excepcional (2017)

La guerra del planeta de los simios (2017)