La cena. The Dinner (2017)


En un restaurante de lujo tiene lugar una cena, a primera vista, diplomática, entre dos parejas adultas. A medida que devoran sus platos, los comensales pierden sus inhibiciones y modales con el fin de salvaguardar la inocencia de sus respectivos hijos, acusados de un grave delito. Los secretos y revelaciones de los presentes desembocarán en un acto inesperado que sacudirá sus vidas.

Valoración: 4,407.

FICHA

Título original: The Dinner.
Director: Oren Moverman.
Guionista: Oren Moverman.
Reparto: Richard Gere, Laura Linney, Steve Coogan, Rebecca Hall, Chloë Sevigny, Michael Chernus, Seamus Davey-Fitzpatrick, Charlie Plummer, Adepero Oduye, Dominic Colon.
Productores: Caldecot Chubb, Lawrence Inglee, Julia Lebedev, Eddie Vaisman.
Música: Elijah Brueggemann.
Fotografía: Bobby Bukowski.
Montaje: Alex Hall.
País participante: Estados Unidos.
Año de producción: 2017.
Duración: 120 minutos.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 16 años.
Género: Drama, Suspense.
Estreno (España): 22 de diciembre de 2017.
Blu-ray (Venta): 26 de febrero de 2021.
Distribuidora (España): DeAPlaneta.
Espectadores (España): 22.508.
Recaudación (España): 147.141,66 €.
Visitas: 7.
Popularidad: 1 / 39.

COMENTARIO

Oren Moverman (Invisibles, 2014) repite colaboración con Richard Gere para coprotagonizar su nuevo 'thriller'. Un congresista de altos vuelos (Gere) y su hermano, un desequilibrado profesor de Historia (Steve Coogan), junto a sus respectivas esposas (Rebecca Hall y Laura Linney), cenan en un restaurante de lujo para discutir cómo se enfrentan al crimen que han cometido sus hijos. Esta tensa reunión les lleva a preguntarse hasta qué punto lo darían todo por la familia y qué es lo que su decisión conlleva. (Anuario Fotogramas 2018: Mariona Borrull).

CRÍTICA

24-12-2017 – JOSU EGUREN

Un cadáver a los postres

Filmada en el reverso de Invisibles (2014), una película en la que Oren Moverman espiaba con mirada teleobjetiva la vida de un vagabundo neoyorquino interpretado por Richard Gere, La cena nos coloca en el centro de una incómoda reunión familiar que pone frente a frente a dos hermanos lastrados por una infancia tortuosa y un presente irreconciliable. La excusa es una velada de lujo en un restaurante solo al alcance de los gourmands más privilegiados, la fachada de una ceremonia elitista en la que la comida es la parte menos importante del ritual; porque, como sentencia el director por boca de uno de sus protagonistas, «esta noche lo pondremos todo sobre la mesa». Y ése es el principal escollo de Moverman, la ambición completista con la que aborda la adaptación de una novela del escritor holandés Herman Koch inspirada en el asesinato de una indigente a manos de tres niños bien de la alta sociedad barcelonesa.

Enfangado en interminables diálogos que chocan una y otra vez contra una puesta en escena pomposa y artificial, Moverman olvida que la pista sonora puede servir como prolongación o contraste de lo que se proyecta sobre la pantalla pero nunca para enterrar las imágenes en palabras. El montaje, completamente desafinado, tampoco facilita la digestión de los numerosos flashbacks que riegan esta exasperante disección en vivo de la institución familiar en la que los paralelismos entre los violentos choques fraternales y la guerra civil americana son subrayados más allá de lo razonable.

Es difícil imaginar qué tipo de instrucciones recibieron Richard Gere y Steve Coogan para construir los personajes centrales de una película por la que deambulan sin saber quiénes son. Lo que es casi seguro es que más de un espectador dimitirá antes de que se resuelva un tercer acto tensionado por una presunta ambigüedad moral.

Comentarios