Jumanji. Bienvenidos a la jungla (2017)


El juego Jumanji lleva más de 20 años desaparecido, pero reaparecerá en forma de vieja videoconsola para absorber a cuatro adolescentes. Una vez en la peligrosa selva de Jumanji, los jóvenes asumirán la apariencia de su propio avatar, cada uno con habilidades y conocimientos diferentes. Para poder volver a casa tendrán que terminar la partida, lo que significará enfrentarse a estampidas de rinocerontes, venenosas serpientes y todo tipo de trampas de la jungla que pondrán a prueba su ingenio.

Valoración: 6,146.

FICHA

Título original: Jumanji: Welcome to the Jungle.
Director: Jake Kasdan.
Guionistas: Chris McKenna, Jeff Pinkner, Scott Rosenberg, Erik Sommers.
Reparto: Jack Black, Dwayne Johnson, Kevin Hart, Karen Gillan, Nick Jonas, Bobby Cannavale, Rhys Darby, Alex Wolff, Madison Iseman, Ser'Darius Blain, Missi Pyle, Marc Evan Jackson, Maribeth Monroe, Morgan Turner.
Productores: William Teitler, Matt Tolmach.
Música: Henry Jackman.
Fotografía: Gyula Pados.
Montaje: Steve Edwards, Mark Helfrich.
País participante: Estados Unidos.
Año de producción: 2017.
Duración: 119 minutos.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Fantástica, Acción, Aventuras, Comedia, Infantil.
Estreno (España): 22 de diciembre de 2017.
Blu-ray (Venta): 13 de abril de 2018.
Distribuidora (España): Sony Pictures España.
Espectadores (España): 2.028.071.
Recaudación (España): 11.921.293,51 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 20 / 22.

COMENTARIO

La secuela del clásico de aventuras protagonizado por Robin Williams en 1995 viene dirigida por Jake Kasdan (Sex Tape. Algo pasa en la nube, 2014). Cuatro estudiantes de instituto encuentran una antigua consola y deciden hacer una partidita, sin imaginar las consecuencias. Pero cuando son transportados a la jungla, convertidos en sus avatares adultos (Dwayne Johnson, Kevin Hart, Jack Black y Karen Gillan), descubren que la única manera de escapar es acabar el juego. Por el camino, se encontrarán a un nuevo jugador al que da vida Nick Jonas, que les ayudará a conservar sus vidas como jugadores. (Anuario Fotogramas 2018: Mariona Borrull).

CRÍTICA

26-12-2017 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

A golpe de consola

Se parece al juego de la oca esta tardía secuela de uno de los títulos más comerciales de los años 90, cortado ahora a las espectaculares medidas de ese aspirante a actor que es el fortachón Dwayne Johnson (Baywatch. Los vigilantes de la playa, Seth Gordon, 2017), alias 'The Rock'. De nuevo un misterioso 'portal' es el medio que les permite a sus despendolados protagonistas vivir la tira de aventuras en una jungla repleta de peligros. Y, como no podía ser de otro modo, la estética del videojuego para consolas es aquí lo que mola, resuelta con un humor de regusto inequívocamente yanqui por el destajista realizador Jake Kasdan.

Porque el máximo responsable de Ben and Kate (Serie de TV) se limita en esta ocasión a poner el chip en las disparatadas peripecias de toda una serie de estrambóticos personajes, metidos con calzador dentro de una anécdota inverosímil, aliñada con todos los elementos indispensables en este tipo de inventos. A saber: tipos de cartón piedra empeñados en dar con las claves que les permitan acceder a una realidad virtual, un montaje trepidante y, por supuesto, efectos especiales para dar y tomar. Definitivamente, el director Jake Kasdan se toma el embrollo como un pasatiempo. Pero, lamentablemente, no juega en serio, como lo hacen los niños.

Desde luego, Jake Kasdan no es el productor John Hughes (Solo en casa, Chris Columbus, 1990) de los buenos tiempos, ya que no ha sido capaz de aprender unos cuantos trucos a la hora de resolver un inofensivo divertimento, que en ningún momento consigue superar el pie forzado del que parte. Aquí nada acaba de cuajar, por la sencilla razón de que no hay magia, falta sal y, por supuesto, rigor. Eso sí, pone en serio aprieto a los incondicionales de este tipo de videojuegos, que en definitiva no pueden dejar de ir a ver cintas como la presente, pero que les dejan con un molesto hueco en el estómago, que ni la apariencia, ni la fotografía, ni los efectos digitales pueden llenar.

Comentarios